LOS ÁNGELES DE HIELO DE TONI HILL

Hoy os traigo la reseña de Los ángeles de hielo de Toni Hill, una novela bastante compleja, dad la narración que ha decidido utilizar el autor, pero que nos atrapa.

Relacionado: Harry Potter y el legado maldito

Sinopsis LOS ÁNGELES DE HIELO

Barcelona, 1916. A sus veintisiete años, Frederic Mayol ha dejado atrás una vida cómoda en la esplendorosa Viena y la traumática participación en una guerra que sigue asolando Europa. Psiquiatra y seguidor de las teorías psicoanalíticas, se enfrenta a su futuro puesto en un sanatorio ubicado en un tranquilo pueblo pesquero cercano a Barcelona, un enclave perfecto para superar los horrores vividos en el frente.

Pero la clínica y sus alrededores no resultan ser tan idílicos como pensaba. Las sombras de un siniestro pasado se ciernen sobre los ángeles que decoran la fachada del edificio, como si quisieran revivir los acontecimientos que sucedieron en la casa siete años atrás, cuando el lugar era un prestigioso internado para jovencitas de buena familia que cerró sus puertas después de un trágico incendio.

Atrapado entre el anhelo de desvelar el misterio que se esconde entre los muros del caserón y el amor que siente por Blanca, una de las antiguas alumnas del colegio, Frederic deberá enfrentarse a una perversa historia de obsesiones y venganzas hasta llegar a una revelación tan sorprendente como desoladora.

Porque la verdad, aunque necesaria, no siempre supone una liberación; a veces incluso puede convertirse en una nueva condena.

Empiezo diciendo que la novela es un poco compleja, cosa que igual no os gusta demasiado, pero no os vayáis todavía, porque os aseguro que a pesar de ser compleja, es una novela que se puede leer en un solo día, y seguro que es muy diferente a lo que estáis acostumbrados a leer. A pesar de catalogarse como novela negra o de misterio, es una novela profundamente psicológica, que nos habla de maldad como parte innata des ser humano.

“LOS ÁNGELES DE HIELO ES UNA NOVEDAD MUY DESTACADA DE GRIJALBO, QUE PODRÍAMOS CALIFICAR COMO UNA NOVELA NEGRA PROFUNDAMENTE PSICOLÓGICA EN LA QUE DESTACA SU COMPLEJA CONSTRUCCIÓN.” 

Novelas Negras

¿Por qué leer esta novela?

No me voy a detener a hablar sobre líneas argumentales como en otras ocasiones, y es que esta novela se caracteriza por sus narradores, ya que maneja no uno, ni dos, sino hasta tres niveles de narración, gracias a los cuales podemos obtener una visión total y absoluta de la historia y de todos sus personajes, cosa que me parece bastante complicado de llevar, y el autor lo hace con gran maestría. También tengo que decir que esto puede llegar a hacer que la novela, al principio, no cueste un poquito coger el ritmo, pero en cuanto se coge ese ritmo, la novela te atrapa en el mundo de Frederic, un mundo en el aparecen escenas que van de lo más pintorescas a escenas plagadas de horror.

El punto clave de toda novela son los personajes, todos son diferentes entre sí, a pesar de compartir cosas, tienen un desarrollo totalmente visible y coherente a lo largo de la historia, y tanto los principales como los secundarios tienen unas motivaciones claras y contundentes, las cuales se pueden ver claramente, tanto en sus reflexiones como en sus actos. Los personajes para resultar interesantes tienen que tener un mundo interior rico, claro y lógico, en este caso los personajes tienen un mundo interior así, coherente y rico. Frederic Mayol, el psiquiatra protagonista de esta novela, utiliza su nuevo de trabajo como un intento de evasión a lo que había vivido en la Gran Guerra, cosa que como podréis observar si leéis la novela, no será tan sencillo. El personaje del doctor Frederic, me parece exquisito, y tengo que reconocer que me ha encantado que se cartee con la mismísima Anna Freud, hija del famoso psicoanalista Sigmund Freud; también me ha gustado mucho que gracias a este personaje podamos conocer de cerca algunas patologías como el estrés postraumático, me ha llamado mucho la atención como trata estos temas el autor, bajo mi punto de vista de una manera increíble.

Todo personaje, debe enfrentarse a unos obstáculos, para que la tensión del lector siga a raya, en este caso, cumple totalmente su función, están muy bien diseñados, y por lo tanto sirven para mantener la tensión a lo largo de la historia.

El conflicto, no se queda atrás en cuanto a importancia, es el pistoletazo de salida que hará que la aventura que corren los personajes tenga o no fuerza como para enganchar al lector y que devore el libro hasta el final. No es que sea suficientemente atrayente, si no que increíblemente atrayente en este caso, es interesante y cautivador, cosa que no es sencilla de lograr. Las fuerzas implicadas en este conflicto están equilibradas, lo que hace que no quieras parar de leer.

El clímax o resolución del conflicto, tiene que ser intenso. Es el momento cumbre de la obra, y tiene que estar a la altura del resto de la novela. Cumple las expectativas, y resuelve de una manera rotunda y convincente todos los problemas que se van planteando a lo largo de la historia. Y en esto tengo que hacer un inciso, ya que esta historia podía haber dejado mucho cabos sueltos, y como he dicho no ha sido así, pero lo que me ha llamado la atención es la manera que ha tenido de cerrar todas esas historias adyacentes a la de Frederic, y es que a pesar de que hay un momento el cual se puede considerar un final, el escritor sigue con la historia para darles un final a todos y cada uno de los personajes, cosa que bajo mi punto de vista le da muchos puntos extra a la novela.

Deja un comentario