EL BÁCULO DE LUZ GUILLÉN

Hoy os traigo El báculo, de Luz Guillén, una novela romántica que nos transportará a Egipto, en busca de un amor que la protagonista cree imposible.

Relacionado: Legado maldito

Sinopsis EL BÁCULO

aquel acaba de licenciarse y consigue cumplir su sueño de trabajar en la Biblioteca de Barcelona rodeada de volúmenes raros y antiguos.

Malcom es un arqueólogo que dirija una excavación en Egipto y su búsqueda de una reliquia importante, provoca que corra un grave peligro aunque no sea consciente de ello.

No se conocen de nada, si embargo, Raquel está enamorada, locamente enamorada.

Malcom es el hombre que le quita el sueño. A miles de kilómetros, Raquel sabe, sufre y decide actuar para defender al hombre de su vida; sus contactos en el trabajo tal vez le van a permitir hacer algo al respecto. Emprende un viaje en busca de un sueño: conseguir poner sobre aviso a Malcom sobre algo que afecta su vida y por qué no, intentar ser feliz con ese escocés.

Pero no será fácil ya que primero tendrá que enamorarlo y Malcom ni sabe que existe, pero ella sí porque Raquel tiene un secreto…

¿Por qué leer esta novela?

Reconozco abiertamente que, al principio, pensé que la novela iba a ir por otros derroteros y que se iba a centrar un poquito más en el tema de la reliquia que busca Malcom, el protagonista masculino de la novela. Pero como podéis adivinar, no es así (cabe decir que no presté demasiada atención a la sinopsis).

¿Por dónde empezar? Creo que por los personajes. Pues bien os presento a Raquel, protagonista de esta novela, acaba de licenciarse y consigue su sueño que es acabar trabajando en la Biblioteca de Barcelona. Esta tiene un secreto, el cual se nos revela a los lectores al principio de la novela, y nos ayuda a tener una visión mucho más completa de la novela. Fuera de las cualidades de este personaje, personalmente me gusta como está construido, pero me parece muy usual en este género, el tipo de descripción que tiene, por lo que no me ha gustado demasiado. Por otro lado tenemos al protagonista masculino, este si que ronda todos los estereotipos de la novela romántica, es el típico highlander estereotipado de la novela rosa, y esto, me ha dejado mucho que desear. No es un personaje completo, bajo mi punto de vista, no conocemos al maravilloso y guapísimo Malcom, cuando acaba la novela, cosa que me disgusta bastante.

Me han parecido interesantes los obstáculos, a los cuales se tiene que enfrentar todo personaje. Personalmente me hubiera gustado que se centrara un poco más en el tema de la reliquia, pero se centra en la historia de amor de los personajes principales.

Relacionado: Brujas en la literatura

Una novela difícilmente se puede sustentar con una única línea argumental, en esta las tramas secundarias complementan muy bien a la línea principal, ya que, a parte de dar más información sobre la línea argumental principal, nos lleva por otros caminos, los cuales se agradecen, ya que la trama principal a veces cansa un poco.

El conflicto, el pistoletazo de salida que hace que la aventura que corren los personajes tenga o no fuerza, creo que queda bastante claro desde un principio, y podemos identificarlo rápidamente, y no por ello deja de interesarnos, cosa que me parece bastante buena. Por otra parte, creo que el ritmo de la novela está un poco descompensado, el principio, tiene un ritmo muy bueno, no es demasiado rápido, pero tampoco se pasa de lento, es el ritmo idóneo, pero en la parte final vemos como los acontecimientos suceden demasiado rápido para mi gusto.

El clímax o resolución del conflicto, tiene que ser intenso. Es el momento cumbre de la obra, y tiene que estar a la altura del resto de la novela. Personalmente creo que no cumple del todo las expectativas, es decir, tiene un final cerrado y es correcto, pero deja un poco que desear, porque desde un principio lo intuimos.

Otros puntos a tener en cuenta, son el punto de vista, la narración en tercera persona que hace la autora, esto hace que se conozcan más cosas de la protagonista, lo cual es un gran punto a favor, bajo mi punto de vista.

El escenario, el lugar y el tiempo, dos cosas que se necesita que tengan una relación espacio/tiempo totalmente lógica y coherente con la historia y los personajes, y en este caso es totalmente correcta, se nota que la autora se ha documentado para introducirnos en la preciosa Barcelona (ciudad de la cual ya he dicho en anteriores ocasiones que estoy enamorada), en el misterioso Egipto, y en el inquietante desierto del Sinaí. 

Por último, pero no menos importante, el estilo y el lenguaje de la obra, creo que es correcto en ambos casos, en primer lugar el estilo, la autora utiliza oraciones fluidas y correctas, no es repetitivo y eso hace que para el lector le sea mucho más sencilla y fluida la lectura; en el caso del lenguaje que ha dotado a los personajes, es bueno, es decir, cada personaje tiene una voz, un estilo, es decir, son diferentes.

En resumen, la novela no me ha desagradado, ya que tiene ciertos puntos interesantes, pero no me ha parecido todo lo novedosa que esperaba que fuera.

Deja un comentario