Dyedra, de Pedro Sánchez Ramos

¡Hola a todos!

¿Qué tal lleváis vuestro comienzo de semana? Espero que vuestro día no esté siendo demasiado duro; no sé si os habéis dado cuenta, pero cómo podéis observar, estoy cambiando todas las imágenes del blog, y os preguntaréis ¿por qué?, y yo os respondo, porque las que estaba utilizando, cada día me gustaban menos, y estaba cansada de ellas, así que le estoy intentado dar un aire nuevo al blog. Espero que os guste este pequeño detallito (o al menos se os haga más cómodo leerme a partir de ahora).

Hoy os traigo la reseña de una de las novedades que presentó la Editorial Hades, en septiembre de este mismo año, Dyedra de Pedro Sánchez Ramos, una novela que nos hará tener sentimientos encontrados.

dyedra-pedro-sanchez

Sinopsis 'Dyedra'

 

Una novela difícilmente se sustenta con una única línea argumental, en este caso, la historia no lleva líneas argumentales adyacentes, ya que se centra mucho en el personaje principal, del que luego hablaré. El hecho de que la autor no haya utilizado tramas secundarias,  hace que, personalmente, se me haya hecho pesado de leer en algunas ocasiones.

El punto clave de toda novela son los personajes, todos son diferentes entre sí, a pesar de compartir cosas, tienen un desarrollo totalmente visible y coherente a lo largo de la historia, y tanto los principales como los secundarios tienen unas motivaciones claras y contundentes, las cuales se pueden ver claramente, tanto en sus reflexiones como en sus actos. Los personajes para resultar interesantes tienen que tener un mundo interior rico, claro y lógico, en este caso los personajes, no puedo decir que sean completos, ya que en mi opinión quedan cosas por pulir e información por dar en cuanto a los personajes en general.

Ezequiel, el protagonista de esta historia, empezamos a conocerlo en una escena un tanto difícil para él. Si bien me pareció una novela un tanto extraña y que me hizo sentirme contrariada en algunos momentos de esta, ya que el protagonista, tenía actitudes desconcertantes y hasta que no acabé la historia no pude comprenderlas como tal. Por otra parte, una cosa que me ha llamado gratamente la atención es la evolución del personaje, la cual podemos ver de manera muy marcada a lo largo de toda la novela. Con respecto a los coprotagonistas o personajes secundarios de esta historia, podemos observar que a penas los conocemos a fondo cuando acabamos la historia y es una pena porque creo que sería estupendo poder conocer más a ciertos personajes, o la procedencia de ellos, ya que me parecen muy interesantes.

Todo personaje, debe enfrentarse a unos obstáculos, para que la tensión del lector siga a raya, en este caso, cumple totalmente su función, están correctamente diseñados, y por lo tanto sirven para mantener la tensión de la historia.

El conflicto, no se queda atrás en cuanto a importancia, es el pistoletazo de salida que hará que la aventura que corren los personajes tenga o no fuerza como para enganchar al lector y que devore el libro hasta el final. Es suficientemente atrayente en este caso, es interesante y desconcertante a su vez, cosa que no es sencilla de lograr. Las fuerzas implicadas en este conflicto están equilibradas. En este punto tengo que aclarar que este conflicto se da de una manera temprana en la novela.

El clímax o resolución del conflicto, tiene que ser intenso. Es el momento cumbre de la obra, y tiene que estar a la altura del resto de la novela. Cumple las expectativas, y resuelve de una manera convincente los problemas que se van planteando a lo largo de la historia.

Otros puntos a tener en cuenta, son el punto de vista, la narración en primera persona que hace el autor, hace que la lectura sea fluida y adquiera el dramatismo total que necesita esta novela.

El escenario, el lugar y el tiempo, dos cosas que se necesita que tengan una relación espacio/tiempo totalmente lógica y coherente con la historia y los personajes, y en este caso es correcta. Aunque personalmente me hubiera gustado que la autora hubiera descrito de una manera más detallada los escenarios que nombra en la novela.

Por último, pero no menos importante, el estilo y el lenguaje de la obra, creo que es correcto en ambos casos, en primer lugar el estilo, el autor utiliza oraciones fluidas y correctas, no es repetitivo y eso hace que para el lector le sea mucho sencilla y fluida la lectura; en el caso del lenguaje que ha dotado a los personajes, es bueno, es decir, cada personaje tiene una voz, un estilo, son diferentes y cada uno se caracteriza en algo.

En resumidas cuentas, puedo decir que es una novela que recomendaría, para una tarde que se tenga y quiera una novela que te deje con las ganas hasta el final y con mucho drama.

Gracias a la editorial por el ejemplar.

Dyedra, de Pedro Sánchez Ramos

Novedades literarias de LXL editorial

Dyedra, de Pedro Sánchez Ramos

Brujas en la literatura, por Danza de letras

Newer post

There is one comment

  1. Pedro Sánchez Ramos

    Buenas tardes y gracias por haber invertido tu tiempo en elaborar una crítica de mi libro. Me ha gustado y comparto contigo que es una novela peculiar, al menos, eso era lo que buscaba de ella. Has comentado que te hubiese gustado conocer más a personajes secundarios. No he entrado en profundidad con los mismos por diversas razones, como que pudiesen robar protagonismo a Ezequiel o que desviar al lector más allá del mensaje (ya no el argumento) que quiero trasmitir con el libro. Sí es cierto, que podría haber incluido una segunda trama. Me alegra que te haya gustado y nuevamente gracias por esa crítica tan amena. Un fuerte abrazo.

Post a comment